evaluación.gif

Es relevante establecer una propuesta evaluativa caracterizada por la observación e introversión de la forma como los educandos desarrollan los procesos cognitivos individuales, propiciando situaciones evaluativas caracterizadas por el desarrollo de acciones en las cuales se expongan razonamientos críticos frente al discurso oral y escrito con el que se tiene la oportunidad de confrontar, interpretar, categorizar y articular los esquemas sociales cognitivos, conformando un escenario en el cual se proponen actividades colectivas con una intencionalidad que propicie la construcción del pensamiento, resignificando la experiencia por medio de la reflexión para que mejore la práctica y fortalezca el desarrollo de nuevas construcciones y expectativas del conocimiento pobilitando nuevas formas de evaluación por medio de la autorregulación y el automonitorer para la creación de nuevos conceptos.

De igual forma consolidar la adopción de una evaluación cualitativa real que brinde espacios de aprendizaje caracterizados por el estudio de los intereses de los educandos, adecuando las metodologías de acuerdo con los distintos ritmos de aprendizaje , concientizando a los estudiantes que la evaluación es un elemento pedagógico que contribuye en el fortalecimiento de las prácticas educativas, haciendo evidente que existe la oportunidad de trabajar en equipo valorando y aceptando las diferencias de tal manera que todos aporten para un buen trabajo escolar.

La evaluación cualitativa implementada debe contemplar un visión critica participativa de estudiantes y maestros que proporcione el ideal de reconstruir el constructo epistemológico de la evaluación desde situaciones reales más significativas, vivenciando la necesidad de retomar la información del entorno para dar sentido a las prácticas educativas.